martes, 11 de marzo de 2008

SEMANA NACIONAL DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS

CUBA

Fecha de emisión : 20 de Junio de 1977



Bombas Antiguas


El primer valor, 1c, corresponde a una Bomba a Vapor del año 1899, La France tipo Metropolitan fabricada en Inglaterra

El siguiente sello, facial 2c, muestra una Bomba Shand Masson C° del año 1901, también fabricada en Londres.

El sello de 6c, muestra al primer Carro Bomba Automóvil en Cuba, se trata de una Merryweather fabricado como los anteriores en Inglaterra.

El valor siguiente de 10c, muestra una Camión de Bomberos, Zil 130, tipo AC40-63A de origen ruso, el cual aún presta servicio.

El sello con facial 13c, corresponde a un Carro con escala telescópica Berliet hecho en Francia el año 1972.

El sello de 30c, muestra un Carro Bomba, Zil 131, fabricado en Rusia.


Según los anales históricos, la fundación del primer cuartelillo de Bomberos en Cuba, data del año de 1696, en la actual provincia de Villa Clara. Estaba integrado por un grupo de vecinos que como voluntarios participaban en las extinción de los frecuentes incendios provocados durante el asalto de piratas y corsarios a Santa Clara, entonces un pastoril villorrio que con el tiempo se convertiría en la capital provincial.

El surgimiento de los Cuerpos de Bomberos como entidades oficiales, no acontece hasta el siglo XIX, cuando se fundan en 1831 el Cuerpo de Honrados Bomberos de la ciudad de Santiago de Cuba y el Cuerpo de Honrados Obreros y Bomberos de La Habana, en 1835.

Los Bomberos de las dos ciudades principales de la isla, dispusieron desde sus inicios, de la más avanzada técnica de extinción de la época, con carros bombas de vapor tirados por caballos, sistemas de mangueras acoplables, escaleras y sobre todo con vistosos uniformes que llenaban de orgullo a sus miembros voluntarios y hacían de las labores de extinción y de entrenamiento todo un espectáculo para la población que se concentraba en torno a los incendios.

Los Cuerpos de Bomberos llegaron también a contar con médicos, sanitarios y farmacéutico responsabilizados con el tratamiento de primeros auxilios a las víctimas de los siniestros.

En la Habana, el orgullo de pertenecer a uno u otro Cuerpo de Bomberos llegó a adquirir matices dramáticos a finales del siglo XIX cuando los Bomberos del Comercio y los Bomberos Municipales, llegaron a enfrentarse por las tomas de aguas, en medio de la algarabía de sus fanáticos seguidores, tal cual si fuera una competencia deportiva, que a veces terminaba en riña tumultuaria, mientras las llamas reducían a pavesas los edificios.

Esta rivalidad terminó trágicamente el 17 de mayo de 1890, al producirse una terrible explosión, en medio de las labores de extinción del incendio de una ferretería dentro del perímetro amurallado de la ciudad, donde se guardaban de manera clandestina explosivos y sustancias inflamables. El accidente, donde fallecieron 38 personas pertenecientes a ambos cuerpos de bomberos rivales, agentes de orden público y espectadores, unió para siempre en la gloria y el recuerdo, a los Bomberos de La Habana.

Este hecho convocó a las mayores honras fúnebres de la época colonial, erigiéndose en la Necrópolis de Colón, por suscripción popular, uno de los monumentos más grandes y bellos del cementerio en homenaje a los soldados de la humanidad muertos en el cumplimiento del deber.


Se adjuntan Sobres de Primer Día















No hay comentarios: